4 factores para entender mejor el español hablado

4 factores para entender mejor el español hablado

¿De verdad hablamos los españoles tan rápido? Cuando hablas con alguien en España, siempre acabas pensando: “¿Pero qué les pasa? ¿Tienen prisa o algo así?” Vale, lo admito. A veces podemos hablar bastante rápido. Pero muchas otras veces no es para tanto, solo te lo parece.

 

El problema está en que cuando escuchas a alguien intentas captar TODAS las palabras que dice. Y si no entiendes bien una palabra o frase, piensas “¿qué acaba de decir?”. Y pierdes el hilo. Esa persona sigue hablando y, de repente, te das cuenta de que te has perdido el resto de la conversación. Pfff, ¡vaya! Y por eso, vuelves a pensar “¡madre mía, qué rápido hablan estos españoles!“.

 

“Bueno, entonces ¿qué tengo que hacer para entenderlos mejor?”

Intenta comprender la idea general de lo que se está diciendo. Y sigue escuchando. Incluso si hay algo que no has entendido. Al final, acabarás comprendiendo más y más rápido que si te concentras en cada palabra.

 

Cuantas más palabras y expresiones conoces, más entenderás, por supuesto. Pereo saber reconocer los sonidos del español hablado es fundamental.

Sí, los sonidos.

Probablemente aprendiste el alfabeto cuando fuiste a tu primera clase de español hace muuuuuucho tiempo. La típica clase sobre el alfabeto y cómo suena cada letra. Esta fue tu primera o segunda clase de español. Muy elemental. Pero ¿has vuelto a tener una clase sobre los sonidos? ¿Una clase exclusivamente sobre pronunciación? Probablemente no. La pronunciación correcta y/o natural del español no parece ser tan importante en la mayoría de las escuelas de español. La gramática y el vocabulario siguen siendo los verdaderos protagonistas de estas clases. ¿Estás de acuerdo conmigo?

 

1. Conocer y reconocer los sonidos españoles.

 

Te parecerá muy obvio y quizás incluso una pérdida de tiempo. “Ya conozco el alfabeto, ¿por qué debo prestarle tanta atención a los sonidos?” Pues porque suele haber pequeñas diferencias entre los sonidos cuando los decimos por separado y cuando los decimos en una palabra o en una oración.

 

Además, los sonidos de tu lengua materna no te abandonan. Les cuesta dejarte. Sabes que la V y B tienen el mismo sonido en español. Sin embargo, te cuesta mucho no distinguirlos. Te parece antinatural, es incómodo. Por lo tanto, si quieres decir “vamos”, dices [famos] en lugar de [bamos]. Y si dices “valencia”, parece que dices [falencia] en lugar de [balencia].

 

Intenta olvidar cómo se escriben los sonidos en tu lengua. Seguramente la V no suena como una B en tu idioma. Escucha bien los sonidos españoles. Deja que tu cerebro los analice, los reconozca y les dé la bienvenida. Ahora escucha de nuevo. E imítalos.


Y ahora toca practicar un poco …

 

Coge tu móvil y abre la aplicación grabadora. Si no tienes una, descárgate una cualquiera. Y grábate mientras lees de forma natural estas oraciones en voz alta:

 

Voy a vivir en Valencia todo el verano.

La verdad es que nunca ha visto una vaca besando a otra vaca.

 

¡Vaya, me ha salido una frase bastante tan rara! Bueno, no importa, es perfecta para practicar.

Escucha tu grabación. Léelas de nuevo, pero ahora concéntrate más en los sonidos correctos.

¿Hay alguna diferencia entre las 2 grabaciones? Si la diferencia es muy grande, tendrás que ganar confianza y creer más en tí mismo/a. Si hay poca diferencia y crees que los sonidos son correctos, ¡felicidades!

 

Aquí tienes mis grabaciones de audio.

Escucha, compara y corrige tus sonidos si es necesario.


Puedes hacer lo mismo con los sonidos más problemáticos del español, como / g /, / j /, / l /, / en /, / r /, / rr /, / s /, / ch /, / z /. Lee estas frases en alto y grábate. Después, escucha mis grabaciones.

Gané un premio tocando tangos con mi guitarra.

Esa jirafa coge cualquier hoja porque es gigante.

Ramón corta rosas rojas en el rosal.

Las zanahorias están baratas y las fresas caras.

Siempre sueño las mismas cosas, soy así.

Eres un cochino, te has manchado de chocolate ese chaleco tan chulo.

Me pongo los zapatos y voy zumbando a comprar zumo.

Yo me llamo Guillermo Mayorga.


2. Reconocer palabras dentro de un fragmento hablado.

 

¿Dónde empieza y dónde acaba una palabra concreta? Cuidado. Algunos sonidos pueden cambiar un poco por influencia de los sonidos “vecinos”. Si no me crees, compara el sonido /a/ de las palabras “árbol” y “Antonio”. La influencia de la /n/ es evidente.

¿Cómo dirías tú esta frase a velocidad normal?

Mañana por la mañana nos vamos al campo con el hijo de Antonio.

Grábate con tu móvil y escucha después mi grabación.

 

Si solo pudieras escuchar la frase y no verla escrita, podrías pensar que tiene menos palabras de las que hay en realidad. Cuando hablamos unimos las palabras. Esto no es algo particular del español, ocurre en todas las lenguas. Es natural y se puede llamar “economización del lenguaje”. Intentamos decir más con menos.

Cuando hablamos en español unimos la última consonante de una palabra con la primera vocal de la siguiente o con consonantes similares. Lo mismo ocurre entre la última vocal de una palabra y la primera de la siguiente.

 

Esta frase quedaría de esta forma:

[mañana por la mañana nos vamos͜ al campo con ͜el ͜hijo de͜Antonio].

“¡Madre mía! Pero cómo puedo pensar en todo esto cuando escucho una conversación o hablo con alguien?”

No es necesario. Es bueno que sepas por qué y cómo se unen las palabras al hablar. Pero lo importante aquí es la práctica. Escuchar y hablar en español. Reconocerás palabras sin pensar. Cuanto más utilices el español, mucho mejor. Así podrás diferenciar palabras e identificarlas más fácilmente.

3. La entonación.


¿Está preguntando, exclamando o simplemente afirmando algo? La entonación es fundamental para esto. A veces, podremos incluso saber si la persona que habla está contenta, nerviosa, enfadada, tiene miedo, etc. Y esto también nos ayudará a entender mejor el mensaje.


Por ejemplo, es muy diferente decir:

Maria viene a cenar esta noche.


afirmando, que:

¿Maria viene a cenar esta noche?


preguntando con un tono nervioso.

O:

He sacado un 7 en el examen de matemáticas.


con un tono triste. Podemos pensar que el hablante esperaba más de ese examen y está decepcionado.

¡He sacado un 7 en el examen de matemáticas!


Con un tono alegre y emoción. El hablante esperaba tener peor nota y está muy contento con el resultado.


Grábate mientras lees esas frases en voz alta. No tengas vergüenza. Saca el actor/la actriz que llevas dentro y sobreactúa un poco. Es divertido y notarás mejor la diferencia entre una frase y otra.


Y ahora, una buena noticia. El español hablado te ofrece una ventaja. En general, los españoles somos bastante expresivos cuando hablamos. Nos encanta ayudarnos de gestos para contar algo y expresamos mucho con la cara y las manos. A veces, incluso utilizamos los brazos y las piernas.  ¿Qué te parece? Esto también es muy útil a la hora de entendernos.

Echa un vistazo a mi artículo sobre los gestos en español.


El tono, la expresión, los gestos. Todo esto te ayudará a comprender el sentido general de lo que te dicen.

4. Variantes del español.



Seguro que ya lo sabes. En cada región de España, e incluso en cada provincia, puedes encontrar un acento algo distinto. Esto me encanta. Pero entiendo que puede ser una dificultad añadida para alguien que quiere aprender a hablar como nosotros.

Siempre puedes aprender a hablar con un acento más neutro. Pero también deberías conocer el acento de la región que sueles visitar más en España. No hace falta que hables con ese acento, pero es bueno saber cómo hablan para entender mejor a la gente que te rodea. Al final, ese acento será parte de tus experiencias en España, parte de tu yo español.


Dicen que el acento más neutro en España (si existe) se encuentra en Valladolid. Por ejemplo, el acento gallego (de Galicia) es enormemente diferente al acento andaluz (de Andalucía) y al madrileño (de Madrid). El acento catalán es también muy diferente del asturiano. El acento canario (de Islas Canarias) se parece más al andaluz y al acento cubano (Cuba) que al acento del norte de España.

Yo soy andaluza. Me encanta mi acento. Pero cuando hablo con alguien que no es del sur siempre intento neutralizarlo un poco. Es una cuestión de respeto. Ponérselo fácil a la otra persona para que te entienda sin ningún problema.


Aquí te doy mi versión más neutra primero y después mi versión más andaluza de las mismas frases.


Es que mañana no estoy aquí.
Anda vente, no seas así.


Por cierto, el español no es la única lengua con variantes. Te puedo asegurar que para una española como yo no fue nada fácil aprender a hablar flamenco (de Flandes). En flamenco hay muchos dialectos diferentes y esto dificulta el aprendizaje. Ahora distingo muy bien los dialectos. No los hablo, pero siento más próxima a mí la forma de hablar de Flandes oriental y occidental porque es donde vivo.


Conclusión:

 

Solo sabrás cómo suena realmente el español si empiezas a escuchar de forma activa.

La lengua existe para comunicarse.

No puedes aprender español solo sobre el papel. Sería como intentar aprender a cocinar probando los platos de un restaurante. Tienes que utilizar la lengua para comunicarte: escuchar, entender, hablar…

 

Puedes practicar por tu cuenta en casa con la radio, con canciones, con películas. Necesitarás mucho tiempo.

 

Pero si de verdad estás decidido/a a entender mejor el español hablado, tienes otra opción. En unos días, comienza el Taller de Escucha Activa “Libera a tu Yo Español”. Si quieres saber todo lo que vamos a hacer, apúntate ya a nuestra pequeña comunidad en Facebook: Habla español como los españoles. Aquí daré esta semana la información en exclusiva. Podrás formar parte de este taller diseñado para personas como tú, con nivel intermedio de español y que quieren entender mejor a los españoles y hablar con más naturalidad. 

 

 

 

 

 

11 CANCIONES PARA MEJORAR TU ESPAÑOL

11 CANCIONES PARA MEJORAR TU ESPAÑOL

Lo tienes muy claro. Quieres mejorar tu fluidez en español. Te gustaría entender mejor las conversaciones y poder hablar de una manera más natural. Quieres todo esto, pero a veces piensas “¿realmente necesito memorizar palabras y conjugaciones para conseguirlo? ¿En serio? “ Esta es la parte que menos te gusta de aprender español. Y te entiendo perfectamente.

 

Sé que te encantaría mejorar tu español mientras te diviertes y disfrutas por el camino. Conocer cosas nuevas sobre el español y la cultura española te da esa energía tan especial. Estudiar y memorizar listas de palabras y gramática no tienen el mismo impacto. Y si ya me conoces un poco … si lees mi blog, sabrás que eso es exactamente lo que quiero para ti: que aprendas disfrutando.

 

Esto quizás te sorprenda un poco. Escucha atentamente… ¡Deja de estudiar español! Deja de memorizar palabras y estudiar conjugaciones verbales. Es posible que necesites comprobar la correcta conjugación de algún verbo de vez en cuando. O el significado de una palabra. Pero no … Repito, no estudies tanta gramática ni listas de vocabulario interminables. Esto ahora no tiene mucho sentido.

 

Ya tienes una buena base de español y puedes entender un texto o un audio bastante bien. Así que, este no es el momento de memorizar gramática. Este es el momento de UTILIZAR lo que sabes y empezar a usar las nuevas expresiones y estructuras que oyes o lees cada día. No estudies español, ¡Úsalo!

 

Así también se puede

 

“Vale, entonces, ¿cómo hago eso?” Bueno, no hay una sola manera de hacerlo. Hoy te quiero contar cómo puedes mejorar tu comprensión y tu fluidez escuchando música. ¡Sí, lo has leído bien! No servirá cualquier canción, pero escuchar canciones en español siempre puede ayudarte a comprender mejor nuestra cultura, recordar cuándo y qué estructura gramatical debes usar y, a veces (no siempre), los sonidos y la entonación correctos.

 

Si realmente quieres mejorar y aprender mientras practicas (no hay nada mejor que eso, ¿no?), entonces deberías echar un vistazo a algunas canciones concretas.

 

Escuchar música en español es una excelente manera de romper con tu rutina. ¡Te da buena energía y te prepara para aprender! Con la ayuda de algunas canciones, aprenderás a usar gramática y palabras específicas. Y los recordarás más fácilmente que si los memorizas.

 

Cantar canciones te ayudará con una de las partes más difíciles del aprendizaje de idiomas: saber cuándo usar una estructura concreta. Y déjame decirte que esto es realmente importante, incluso más que una conjugación correcta. Sería una pena si consigues ser muy bueno conjugando los verbos, pero no siempre sabes cuándo usarlos, ¿no crees?

 

La buena noticia es que hay canciones en español para cualquier estructura que puedas imaginar. Y, NO, no estoy hablando de canciones como “Despacito”. Este es aparentemente el género musical favorito en este momento, pero a mí no me va tanto. Estas canciones “latinas” están bien, son bailables y pueden alegrarte el día. Pero prefiero enseñarte que en España también tenemos (o mejor dicho, teníamos) otro tipo de música.

 

Aunque el flamenco está muy presente en España, hay mucho más que eso. Cuando digo esto me siento mayor, pero en los años 80-90 había muchos grupos de música buenos en España y tengo la impresión de que esto es diferente hoy en día. Vaaale, sí, estoy ya mayor. ¿Qué le vamos a hacer? ¡Es ley de vida!

 

De todos modos, espero que puedas disfrutar de las canciones tanto como yo. Y que aprendas mucho de ellas.

 

¿Cómo aprender con canciones?

 

Sigue estos pasos si quieres sacarle todo el provecho a una canción:

 

  • En primer lugar, muestra algún interés por el grupo de música. Comprueba quiénes son, qué tipo de música suelen tocar, busca imágenes, infórmate de si todavía siguen actuando… ¿Quién sabe? A lo mejor te gustan tanto que quieres verlos algún día en vivo y en directo.

 

  • Mira el título de la canción, ¿te dice algo? Tal vez te ayude a entender mejor la canción. Piensa por un momento de qué crees que hablará el texto.

 

  • Escucha una vez la canción completa y trata de entender de qué va. El título y el refrán te ayudarán mucho. A veces el tono también dará una pista. ¿Lo tienes? ¡Genial!

 

  • Escucha una o dos veces más hasta que entiendas bastante. Ahora tienes claras las ideas principales.

 

  • Es el momento de echar un vistazo a algunas estructuras y palabras específicas. Entenderás muchas de ellos con la ayuda del contexto. Comprueba la velocidad o el acento del cantante. Estos factores podrían jugar un papel importante. Trata de utilizar canciones que sean más fáciles de entender.

 

  • Probablemente habrá algunas palabras y frases más difíciles de entender. Intenta escuchar de nuevo y concéntrate en ellas.

 

  • Una vez que hagas todo esto, deberías entender casi todo. Este es el momento perfecto para comprobar la letra de la canción y volver a escucharla mientras lees el texto.

 

  • ¿Lo tienes? ¡GENIAL! Ahora viene mi momento favorito, ¡cantarla! Canta en voz alta. Hazlo en la ducha, en tu coche, donde quieras y puedas. Canta y disfruta el momento. Ahora es probable que hayas aprendido alguna estructura y palabras nuevas y sabrás cuándo usarlas la próxima vez. Al cantar en voz alta ganas confianza en ti mismo/a. Empiezas a creer en ti mismo.

Esto merece una celebración, ¿a que sí?

 

Vale, ahora, con un ejemplo

 

Llegados a este punto, seguro que te gustaría ver lo que digo con algún ejemplo. Pues bien, aquí te traigo algunas de mis canciones favoritas para aprender a usar estructuras específicas que necesitarás en cualquier conversación con españoles.

 

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID (Antonio Flores). ¿Alguna vez has vivido en Madrid o en alguna gran ciudad? Entonces probablemente estarás de acuerdo con la descripción que él hace. Escrita por el gran Joaquín Sabina, esta es la versión que se convirtió en una especie de himno para esta maravillosa ciudad. El título es simplemente genial: usamos aquí el verbo “poner” como “suponer”. Lee la letra.

 

ME COLÉ EN UNA FIESTA (MECANO). ¿Te acuerdas de Mecano? Ellos fueron los número uno en los años 80 y 90 en España. Tienen grandes canciones. Escucha esta para practicar y recordar cómo usar el indefinido (me colé, me planté, vio, se acercó …). ¡Canta y disfruta! Lee la letra.

 

BAILANDO (Alaska y Los Pegamoides). ¡Me encanta Alaska! Esta es una canción de música disco de principios de los 80. Aprenderás a usar el gerundio y los nombres de algunas partes del cuerpo mientras bailas. ¡Vamos de fiesta! Lee la letra.

 

UN BUEN DÍA (Los Planetas). No es de mi estilo, pero esta es muy útil para practicar cómo decirle a alguien lo que has estado haciendo recientemente (hoy, esta mañana …). Podemos usar el pretérito perfecto (me he levantado, ha salido …) y hablar sobre las acciones que tuvieron lugar no hace mucho tiempo. Lee la letra.

 

CIEN GAVIOTAS (Duncan Dhu). Una de las canciones de mi más temprana juventud. Recuerdo bailarla en las fiestas del colegio cuando tenía unos 15 años. ¡Madre mía, cuánto tiempo! Es ideal si te cuesta usar el futuro. Lee la letra.

 

NO ME CREES (Efecto Mariposa). Preciosa canción que te ayudará a recordar dónde colocar los pronombres personales en oraciones negativas (si no te veo), con un verbo en infinitivo (volverte a ver) o detrás de una preposición (no sé de ti, piensas en mí). Lee la letra.

 

MARTA, SEBAS, GUILLE Y LOS DEMÁS (Amaral). Si no quieres volver a olvidar cuándo usar un tiempo pasado y cuándo usar otro, ¡escucha esta bonita canción! También encontrarás verbos en futuro. Me encanta la frase “ya no tendrás que soportar al imbécil de tu jefe ni un minuto más”. ¡Puede que necesites gritar esa parte en voz alta algún día! ? Leer la letra.

 

CAROLINA (M-Clan). ¿Necesitas pedirle algo a alguien? Entonces necesitas escuchar esto y practicar la forma imperativa para dar órdenes o consejos. Recuerda: usamos el subjuntivo para la forma negativa del imperativo (no te rías de mí, no me arranques la piel). Lee la letra.

 

Y NOS DIERON LAS DIEZ (Joaquín Sabina). ¿No conoces a Sabina? Pues deberías. Es uno de los mejores (si no el mejor) cantautor español. Con esta canción él cuenta la historia de una noche muy especial cuando se enamoró de una mujer que nunca olvidó. Muy útil para recordar muchos tiempos diferentes, especialmente los pasados (indefinido e imperfecto), pero también el subjuntivo (que me dejes abierto el balcón, que volvamos a vernos). Lee la letra.

 

A DIOS LE PIDO (Juanes). ¡Escucha esta bonita canción y nunca olvidarás el uso del subjuntivo cuando QUIERAS expresar un deseo! (que mi madre no se muera y que mi padre me recuerde). Lee la letra.

 

PARA TODA LA VIDA (El sueño de morfeo). Obviamente para niveles más altos. ¿Necesitas practicar las oraciones condicionales? ¡Ésta es tu canción! (“Si fueras una luz en el cielo, dejarías en el paro al sol). Lee la letra.

 

Esto es solo una pequeña muestra de lo que puedes hacer escuchando música en español.

 

Mi pequeña guía.

 

Siento no incluir ninguna de las canciones en español más conocidas mundialmente como: Macarena, Aserejé, Despacito …

La música española es mucho más que eso.

Hay tantas canciones mejores de las que aprender.

 

Te recomiendo que combines de vez en cuando tu práctica diaria de español con algo de música. Estoy segura de que esto solo te motivará más para alcanzar tu objetivo.

 

Pronto llegará el día en que comprendas mejor el español hablado.

Pronto llegará el día en que hables de forma más natural.

 

Escucha las canciones, compréndelas, trabaja con ellas, escúchalas otra vez, disfrútalas y… ¡CANTA!

Cuando lo hagas, me encantaría saber cuál te ha gustado más y cuál te ha resultado más útil.